Las principales noticias del año en el continente

¿Qué ha pasado en África en 2016?

Ya sabes cómo va esto, ¿no? Un compendio con algunos de los hitos sociopolíticos más destacados acaecidos en territorio africano en este año que concluye. No están todos los que son pero sí son todos los que están. Para que refresques la memoria y puedas ubicarte de cara a todo lo que está por venir en 2017.

2016 arrancaba con el nombramiento del dirigente de Chad, Idriss Déby, como presidente de la Unión Africana en la 26ª cumbre de la organización en Adís Abeba. A mediados de enero, Al Shabab atacaba una base keniana de la UA en Somalia y AQMI actuaba por primera vez en Burkina Faso, miembro del G-5 del Sahel, causando casi una treintena de muertes en el Splendid Hotel y el Cappuccino Café.

En febrero, Uganda celebró sus terceras elecciones generales multipartidistas. Yoweri Museveni volvió a ser reelegido después de 30 años ostentando el poder (desde 1986). También tuvieron que votar en República Centroafricana, donde ganó el matemático y antiguo Primer Ministro de Bozizé, Faustin-Archange Touadéra.

Marzo fue un mes marcado por los atentados yihadistas. El ocurrido en la turística playa de Grand-Bassam, a 40 kilómetros de Abiyán, fue el primero de este tipo acaecido en Costa de Marfil, similar al del Splendid Hotel de principio de año en Uagadugú y al que, pocos días después, se viviría en el hotel Nord Sud de Bamako, residencia de los instructores de la Unión Europea que forman al ejército maliense.

África cambió el dicho: en abril, reelecciones mil. Fueron reelegidos para su quinto mandato Idriss Déby y Teodoro Obiang Nguema en Chad y Guinea Ecuatorial, respectivamente. Llevando el primero más de 25 años en el poder y el segundo, casi 40 años. Asimismo, del 11 al 13 de abril se celebró un referéndum sobre el estado administrativo de Darfur convocado por el presidente Omar Al-Bachir. Los electores debían decidir si fusionar o no los cinco estados actuales en una sola Región de Darfur. Venció el statu quo.

africayeesta

Mayo fue un mes de celebraciones. En el Día de África, el 25, celebramos el primer añito de Africaye y cerramos el mes felices de que se hiciera justicia, el día 30 en Senegal, con la condena a cadena perpetua, por crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra y tortura, del ex dictador chadiano Hissène Habré.

Inauguramos junio con la espléndida noticia del fin del ébola en Guinea. Meses atrás, el 29 de marzo, la OMS anunciaba que la epidemia en África occidental había dejado de constituir una “urgencia de salud  pública de alcance internacional” y, hace apenas unos días, recibíamos a modo de regalo navideño la buena nueva del 100% de efectividad de la vacuna experimental contra el ébola.

Tuvimos un julio muy Africaye, no solo por nuestro curso de verano en la UB (saludo cariñoso a todo el alumnado), sino por la cantidad de noticias que generó el continente. Primero, la multitudinaria manifestación del día 6 en Harare pidiendo el fin del gobierno del nonagenario Robert Mugabe, perpetuador de la pobreza, la desigualdad y la falta de libertades políticas en Zimbabue. Un movimiento en torno al hashtag #ThisFlag, lanzado por el pastor Evan Mawarire, nombrado “africano del año” por el periódico sudafricano Daily Maverick.

Después vinieron los graves enfrentamientos en Juba, capital sursudanesa, entre fuerzas leales al Gobierno de Salva Kiir y las del SPLA-IO, del vicepresidente Riek Machar, que se saldaron con entre 270 y 500 muertes. Estos enfrentamientos debilitaron el gobierno de transición de unidad nacional y dejaron la paz en una situación más precaria que nunca. Antes de acabar julio, en la 27ª cumbre de la UA, mantenida en Kigali (Ruanda), se lanzó el proyecto del pasaporte común, para facilitar el movimiento de personas y estimular el comercio entre estados africanos y con la aspiración de que, en 2020, todos los habitantes de cualquier país africano puedan viajar por el continente sin necesidad de solicitar un visado.

Agosto fue un mes electoral. En Zambia, salió reelegido como presidente Edgar Lungu y, más tarde, se anunciaba triunfo de Ali Bongo en las elecciones de Gabón; eso sí, bajo sospechas de fraude. Si agosto fue un mes eminentemente electoral, septiembre se caracterizó por la violencia. Hubo levantamientos en Kinshasa (RDC) el 19 y el 20 con enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden que ocasionaron entre 30 y 100 muertos, detenciones de periodistas, tiroteos, lanzamiento de gases lacrimógenos… Un aparente caos que pudimos aclarar gracias a esta brújula de la especialista Enrica Picco. Más abajo, en Sudáfrica, a raíz del anuncio del ministro de Educación de incrementar las tasas universitarias en 2017, las protestas de los estudiantes sudafricanos se recrudecieron y se multiplicaron los enfrentamientos con la Policía (#FeesMustFall #Fees2017).

A principios de octubre, el presidente marfileño Alassane Ouattara presentó un nuevo proyecto de Constitución para que fuera sometido a referéndum a final de mes. Un plazo muy ajustado, “signo inequívoco de un proceso poco transparente”. Apenas dos días después de este anuncio en Costa de Marfil, Hailemariam Desalegn decretaba el estado de emergencia en Etiopía para acabar con las protestas de los Oromo en el país. Antes de acabar octubre, Sudáfrica y Burundi hicieron oficial su decisión de abandonar el Tribunal Penal Internacional (ICC en inglés), un precedente que levantó ampollas entre otros dirigentes que igualmente consideran que este organismo persigue injustamente al continente.

En noviembre, se celebró la COP22 en Marrakech, extraoficialmente denominada la “cumbre africana”. Sin embargo, aunque se decía que África iba a estar en el centro de todos los debates, supuso muy pocos avances para el continente: faltó financiación para encarar el cambio climático y muchos temas se pospusieron al año que viene, como ya pasó en la anterior cumbre.

jammeh

Y, en el mes en curso, estamos teniendo un fin de año movidito, con el sí pero no en Gambia de Yahya Jammeh quien, tras aceptar su derrota en las urnas y felicitar al presidente saliente, dio marcha atrás y ahora se niega a dejar el poder; con los anuncios de Dos Santos, rechazando presentarse a las elecciones angoleñas, y de Mugabe, que sí volverá a optar a la presidencia de Zimbabue a sus ¡93 años!; y con la crisis política en República Democrática del Congo, donde Joseph Kabila sigue al cargo pese a que el 19 de diciembre terminaba su mandato. Una crisis política, esta de RDC, con un importante trasfondo económico.

Nuevos gobiernos, situaciones inconclusas, crisis… Muchas cosas pueden pasar en el año que estamos a punto de estrenar. De todas estaremos muy pendientes en Africaye.org. ¿Nos acompañas?

 

Foto destacada: manifestación del movimiento Fees Must Fall en Pretoria, Sudáfrica (Paul Saad).

(Gran Canaria, 1987) Periodista y comunicadora audiovisual apasionada por África Subsahariana. Máster en Culturas y Desarrollo en el continente vecino. Enganchada a las redes sociales, donde se me pasan las horas siguiendo la actualidad de casi todos los ámbitos. ¿Que qué temas me interesan de África? Uf, ¡¿cuáles no?! Todo lo artístico y social, lo relacionado con la mujer africana, la afrodescendencia, pero también las relaciones políticas y económicas, como la Françafrique y Chináfrica, y la implantación de las nuevas tecnologías.

Leave a Reply

  • (not be published)