Elecciones legislativas y presidenciales en Somalia

En septiembre de 2016 comenzó en Somalia un ciclo electoral parlamentario y presidencial que no ha terminado aún. Tras varios aplazamientos, y a falta de confirmar algunos asientos de la cámara baja, el nuevo Presidente de Somalia  debería ser elegido el 8 de febrero. En 2017 arrancará por tanto la segunda legislatura del Gobierno Federal de Somalia, que en 2012 terminó con más de una década de gobierno de transición con la proclamación de una constitución provisional. La forma y el ritmo y de las elecciones somalíes reflejan tanto el difícil contexto en el que se producen como el intento por construir un sistema de gobierno democrático en Somalia.

 

Características de los comicios de 2016/2017

Somalia Elections 2017 TimelineAduciendo a cuestiones como la inseguridad del país, en particular las amenazas de Al-Shabaab contra el proceso, así como a problemas técnicos como la falta de un censo actualizado para los cerca de 12 millones de somalíes, el actual Presidente Hassan Sheikh Mohamud descartó convocar elecciones por sufragio universal.  Como alternativa, el National Leadership Forum, un órgano encargado de orientar el proceso de construcción del estado somalí conformado por el Presidente, el Primer Ministro, el Portavoz del Parlamento, y los presidentes de los estados federales de Somalia, diseñó un sistema ad hoc para celebrar los comicios.

El sistema electoral diseñado para esta segunda legislatura ha tratado de ampliar y diversificar la base electoral con respecto a las elecciones de 2012 para darles más legitimidad y avanzar en el proceso de consolidación institucional. Aún sin seguir el criterio de una persona un voto, mientras que en 2012 los 275 diputados de la Cámara Baja fueron elegidos por 135 líderes que representaban los diferentes clanes somalíes, en estas elecciones esos 135 líderes han elegido a 14.025 delegados de los que depende la elección de los diputados.

Otra característica ha sido la elección de una Cámara Alta con 54 asientos. Contemplada en la constitución provisional de 2012 ha sido inexistente en la anterior legislatura debido a que no se había rediseñado el mapa político del país. En esta legislatura sí funcionará, y estará compuesta por 54 representantes de los 6 estados federados somalíes, Somalilandia incluida.

Se ha tratado asimismo de asegurar unas cuotas mínimas de representación de mujeres y de jóvenes entre dichos delegados y entre los diputados, para lograr una mayor representatividad de la sociedad somalí. Y se han descentralizado los centros de voto, que en 2012 se habían concentrado en Mogadiscio.

 

Perspectivas de la legislatura 2017/2020

La nueva legislatura se enfrenta a varios retos de envergadura. Uno de ellos es avanzar hacia un sistema político que no se base principalmente en las filiaciones clánicas sino en lógicas estatales. Los retrasos que han caracterizado estos comicios están ligados en parte a la impugnación de varios asientos como consecuencia de rivalidades políticas intra e interclánicas, según informaba Michael Keating, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Somalia. La recién constituida Cámara Alta, basada en una lógica de representación federal y no clánica como sucede en la Cámara Baja, parece apuntar la posibilidad de avanzar en este sentido.

2016_12_27_Inauguration_Ceremony_of_MPsEn esta misma línea, se espera que para 2018 se haya completado el proceso de creación de los partidos políticos de tal forma que los diputados de la Cámara Baja, elegidos ahora en base a sus clanes, se adscriban para entonces a algún partido político. Asimismo, se espera que en esta legislatura se enfrente a la tarea de aprobar la nueva constitución somalí, un objetivo que ya figuraba entre las tareas de la anterior legislatura. Lograr avances en la resolución de las disputas territoriales y clánicas dentro de un marco político democrático y constitucional es por tanto un eje fundamental de esta legislatura. Lograrlo supondría también que las elecciones de 2020 fueran por sufragio universal.

El próximo Gobierno tendrá que perseguir estos objetivos a la par que lidiar con problemáticas clásicas como la lucha contra Al-Shabaab, la sequía que ha puesto en jaque a cerca de la mitad de la población, la alta dependencia de la financiación exterior para poder mantenerse, y el mantenimiento de la compleja arquitectura de seguridad que se ha levantado en el país.

 

Una de las incógnitas hoy por hoy es quién presidirá el nuevo gobierno. Se han presentado 24 candidatos, entre los cuales figura el actual Presidente, junto  con otras figuras conocidas como diplomáticos, altos cargos de anteriores gobiernos  y empresarios, mientras que Fadumo Dayib, la única mujer que había manifestado su voluntad de ser candidata, ha decidido retirarse para no avalar un proceso marcado por sus irregularidades, especialmente amenazas y sobornos. Sin embargo, la ONU ha seguido avalando el proceso, al considerarlo más pacífico e inclusivo que las elecciones de 2012. El último informe del Secretario General de la ONU sobre Somalia señalaba que la inauguración del nuevo Parlamento Federal el pasado 27 de diciembre suponía un paso significativo en la continua transformación de Somalia hacia un estado federal funcional. Si no hay nuevos retrasos, el 8 de febrero saldremos de dudas.

(Los Madriles, 1980) Con raíces familiares francesas y españolas, tiendo hacia las identidades cruzadas. Historiadora de formación, tras tanto énfasis durante la carrera en Europa y la idea de Occidente, decidí mirar más allá y asomarme a la historia y a las relaciones internacionales del África negra. Con el tiempo me he ido especializando en Etiopía y en su entorno, conjugándolo con la historia y la teoría internacional. Aprendo e investigo en el Grupo de Estudios Africanos y en el Grupo para el Estudio de las Relaciones Internacionales de la Universidad Autónoma de Madrid. @egaime

Leave a Reply

  • (not be published)