Cómo África puede aprovechar este momento para poner fin a un modelo económico de 500 años

Los gobiernos pueden aprovechar la oportunidad del COVID-19 para cambiar el lugar de África en las estructuras económicas mundiales, pero requerirá de coordinación panafricana

Las economías africanas se enfrentan a una crisis inducida por el COVID-19. La demanda mundial de materias primas se ha derrumbado. El turismo internacional prácticamente se ha detenido. Incluso, los gobiernos más ricos del continente no han podido proporcionar el apoyo financiero necesario para apuntalar sus sectores en dificultades.

En respuesta, los ministros de finanzas africanos, en abril, pidieron a los acreedores que redujeran sus pagos de deuda. Varios líderes económicos en el continente solicitaron de manera similar una congelación de la deuda por un plazo de dos años e instaron al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial a aliviar la deuda a los países de bajos ingresos. Entre otros, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se hizo eco de estas llamadas declarando: “Debemos dar a las economías africanas un respiro”.

Sin embargo, es discutible si el espacio para respirar es lo que necesitan las economías africanas. La mayoría de las respuestas económicas de los gobiernos a la pandemia actual se han destinado a preservar el statu quo y facilitar el regreso a la normalidad. Sin embargo, ese statu quo, construido sobre siglos de estructuras económicas mundiales desiguales, ha hecho poco para promover la prosperidad en África.

Por mucho que dure una moratoria, no puede ser la solución a la crisis actual. Más bien, lo que se necesita ahora más que nunca es una campaña panafricana para la cancelación de los pagos de la deuda y para que el continente desarrolle su propio mercado crediticio.

El golpe de COVID-19 en las economías africanas

La actual crisis económica de África radica en el hecho de que sus economías siguen siendo fundamentalmente dependientes de la financiación externa. Las remesas del denominado Norte Global representaron más de la mitad de flujos de capital privado al continente en 2016. Casi siempre se requiere crédito extranjero para “invertir” en el desarrollo de recursos naturales. Y las monedas clave, como el franco de África Occidental, siguen vinculadas a las de las antiguas colonias.

Además, el lugar de África en las estructuras económicas mundiales se define en gran medida por la extracción de recursos dirigida por extranjeros. Las materias primas representan más de las tres cuartas partes de las exportaciones de África, lo que significa que una caída en la demanda mundial afecta a todo el continente. Esto es exactamente lo que sucedió durante la pandemia, lo que provocó una gran desaceleración.

Sudáfrica, que produce el 70% del platino del mundo, suspendió las actividades mineras a fines de marzo. La industria minera de diamantes de Angola tiene despedido grandes franjas de su fuerza laboral. Y Guinea-Bissau, donde el 80% de los empleos y el 90% del presupuesto nacional están relacionados con la industria del anacardo, enfrenta sus ingresos más bajos en años a pesar de esperar un alto rendimiento de los anacardos. Muchos países más, como Botswana, Burkina Faso, RDC, Ghana, Lesotho, Liberia, Namibia y Zimbabwe, han impuesto importantes restricciones a sus propias actividades de extracción.

Nada de esto es nuevo. Durante el siglo XVIII, África ha sido un lugar de extracción de recursos, en forma de esclavos, oro y minerales, y de financiación externa, ya que los comerciantes europeos otorgaron crédito a sus contrapartes africanas para ayudar a financiar la expansión del comercio atlántico. Estas dinámicas continuaron en los siglos XIX y XX como los colonialistas financiaron una extracción más intensiva de cultivos y recursos africanos mientras establecían tasas de cambio desiguales. Y se han mantenido en la era poscolonial a medida que las élites africanas trasladaban su riqueza al exterior y las economías siguen dependiendo de la demanda global de recursos naturales.

Las políticas de ajuste estructural promovidas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial después de la crisis petrolera de los 70 pueden haber afianzado aún más la dependencia de las economías africanas de la exportación de materias primas. Mientras tanto, los grandes préstamos tomados recientemente pueden haber aumentado los países africanos deuda a China. Pero estos patrones simplemente se replican y se han basado en los últimos 500 años.

 

Un plan de acción panafricano

La pandemia de COVID-19, una vez más, ha expuesto los problemas estructurales en el corazón del lugar de África en la economía global. Sin embargo, también brinda la oportunidad de repensar un modelo que le ha fallado al continente no solo en este momento sino durante siglos. En lugar de tratar de volver a la normalidad, aunque con una deuda aún mayor y un desempleo masivo, los gobiernos africanos deberían aprovechar esta rara oportunidad para reequilibrar la relación de África con el capital global.

Para hacer esto, podrían, en primer lugar, buscar no una moratoria sobre el pago de la deuda, sino su cancelación. Esta sería una respuesta proporcionada dado el tamaño de la crisis económica. Ayudaría a los gobiernos africanos a movilizar recursos esenciales para apoyar a millones de personas afectadas por los impactos económicos y de salud de la pandemia. Simplemente recibiría las decenas de miles de millones de dólares que salen del continente y terminan en paraísos fiscales controlados por miembros del G20. Y difícilmente no tendría precedentes. Hay una larga historia de deudas y cancelaciones en Occidente, incluido el perdón de la deuda francesa y alemana en 1934 y la abolición de la deuda externa de Alemania en 1953.

En segundo lugar, los gobiernos africanos podrían trabajar juntos a través de la Unión Africana y los bloques regionales para expandir las facilidades de crédito del continente. Las economías del continente están luchando para acceder a la financiación a medida que la demanda externa se desvanece y no hay señales de cuándo volverá. En su lugar, sin embargo, se podría desarrollar una política colectiva a través de los sistemas bancarios panafricanos como Ecobank para “sacar provecho” del capital en poder de los miembros de la diáspora en el Norte Global. Cada país podría proporcionar incentivos a los ciudadanos extranjeros para mantener sus cuentas bancarias en instituciones bancarias panafricanas, así como redoblar los esfuerzos para repatriar los fondos almacenados en el exterior. Esto a su vez podría ayudar a financiar la expansión de las líneas de crédito en todo el continente en su conjunto.

Aunque serían solo el comienzo, estas políticas similares de una campaña de cancelación de deuda y un mayor crédito, financiado a través de la diáspora y los bancos panafricanos, traerían dinero a las economías africanas y mejorarían significativamente la crisis actual. Con el tiempo, estas políticas podrían conducir a un aumento en el crédito para nuevas industrias locales. Pero para suceder, requieren un retorno urgente a la acción Panafricana. Es solo con voluntad política colectiva que estos pasos pueden comenzar a liberar a las economías africanas de un ciclo de dependencia y ofrecer el primer alejamiento de las relaciones desiguales de capital que han perseguido al continente durante siglos.

 

Artículo original de Carlos Cardoso y Toby Green  publicado en African Arguments. Traducción: Africaye

Fotografía: Katherine LO (Creative Commons)

Tú también puedes escribir en Africaye

Comenta

  • (no se publicará)