Anticapitalismo, ecosocialismo, democracia y lucha contra el cambio climático

Hacia un ecologismo de clase trabajadora en Sudáfrica

El 21 de septiembre, miles de manifestantes liderados por activistas de la escuela secundaria marcharon en Ciudad del Cabo en apoyo de la huelga climática internacional. La huelga fue parte de un movimiento internacional liderado principalmente por jóvenes para llamar a los líderes mundiales a tomar medidas radicales para detener la crisis climática.

La marcha de Ciudad del Cabo fue en muchos sentidos una acción significativa y positiva. La organización de los esfuerzos de la Alianza Africana del Clima (ACA) , una coalición de activistas estudiantiles apoyada por varias organizaciones y movimientos cívicos, logró una participación de más de 2.500 personas. Hasta donde sabemos, es una de las acciones de protesta ambiental más grandes en la historia de Sudáfrica. De manera crucial, a diferencia de la mayoría de las acciones ambientales que tuvieron lugar antes -excluyendo las dos marchas climáticas anteriores en 2019-, los participantes provenían de toda la sociedad. Un componente importante fueron los propios estudiantes, pero también estuvieron presentes varios activistas de la comunidad. Los aportes desde el escenario también fueron alentadores. Emile Jansen de Black Noise fue particularmente bueno, articuló un mensaje político de personas contra intereses corporativos, al tiempo que produjo una gran actuación de hip hop.

Protesta contra la COP17 en Johannesburgo en 2011 – Foto Meraj Chhaya – CC BY 2.0

 

Sin embargo, la marcha también reveló la falta y la debilidad de la izquierda en la organización en torno al clima y las crisis ecológicas. En particular, que todavía tenemos que asegurarnos de que el movimiento para poner fin a la crisis climática esté arraigado en la clase trabajadora y sea de naturaleza anticapitalista. Si bien hubo una serie de mensajes radicales en la marcha -en pocas palabras, “el capitalismo es una mierda”, por ejemplo-, la gran mayoría parecía ubicar la lucha climática firmemente dentro de un paradigma neoliberal en el que son sólo nuestros patrones de consumo individuales los que necesitan un cambio. Carteles como: “el veganismo es el futuro” y “No al plástico”, así como la proliferación de coronas de flores y signos hippies ilustran que, al menos en Ciudad del Cabo, el movimiento del cambio climático todavía está enraizado en el ecologismo liberal o en un “estilo de vida”. El primero fue descrito por Jessica Green, en un artículo reciente publicado en Jacobin, como la noción ampliamente aceptada de que el capitalismo y la protección del medio ambiente pueden coexistir felizmente con la mercantilización y financiarización de la naturaleza a través de cosas como el “ecoetiquetado y los mercados de contaminación”. El medioambientalismo liberal, afirma Green “enfatiza los enfoques voluntarios, las asociaciones público-privadas y, por supuesto, los mercados, en lugar de las regulaciones gubernamentales”. También tiende a enfatizar los patrones de consumo cambiantes a nivel del individuo, a menudo recurriendo a argumentos moralizantes en torno a, por ejemplo, consumo de carne o pajitas de plástico.

Entender la crisis climática de esta manera tiene serias implicaciones pero, en gran medida, equivalen a lo mismo: no provocarán un cambio estructural y generalizado tanto en relación con detener la crisis ecológica como en intentar transformar nuestra sociedad en una sociedad justa e igualitaria En la misma pieza de Jacobin , Green muestra cómo la fijación de precios del carbono, por ejemplo, “retoca los márgenes” mientras hace poco para alcanzar los niveles de descarbonización que requerimos. Del mismo modo, si bien todos deberíamos reciclar lo que podamos y cuando podamos, no libraremos los océanos  y los ríos de los plásticos hasta que tomemos medidas drásticas en relación con las cadenas globales de valor de los plásticos y nos aseguremos de implementar también programas de reciclaje importantes para la industria. Además, los costos de estos deberían ser asumidos por las industrias en cuestión que durante demasiado tiempo han sido capaces de externalizar los impactos de la degradación ambiental en el gobierno y las comunidades. Países como Sudáfrica no pueden darse el lujo de verse más devastados por las políticas neoliberales que afianzan nuestros ya profundos problemas socioeconómicos. Este punto fue tratado en un excelente artículo en Catalyst por Matt Huber. En él, señala que “especialmente bajo el neoliberalismo, la mayor parte de la población [la clase trabajadora y los pobres] no se siente culpable o cómplice en su consumo, sino que está limitada por límites severos de acceso a los conceptos básicos de supervivencia”. No sólo está el problema moral -y, de hecho, empírico- de culpar a los individuos, especialmente a los pobres y a la clase trabajadora, sino que este enfoque no construirá el tipo de movimiento de masas que es necesario.

Protesta contra la COP17 en Johannesburgo en 2011 – Foto Meraj Chhaya – CC BY 2.0

 

Más bien, necesitamos desarrollar lo que Huber llama una “política ecológica de la clase trabajadora”. Esto implica asegurar que abordar la crisis climática también aborde la crisis social. Ya estamos viendo el impacto potencial de no hacerlo con la amenaza de lo que se ha denominado “eco-apartheid” o “barbarie climática”, un sistema donde las élites pueden escapar de los brutales impactos del cambio climático, mientras que la gran mayoría de las personas están confinadas en áreas cada vez más inhabitables o forzadas a la precariedad como “refugiados climáticos”. Dejar la resolución de la crisis climática al “mercado” no puede generar una descarbonización lo suficientemente rápida. Además, dejará peor a la mayoría de la población mundial y afianzará aún más las desigualdades.

Este escenario no es un futuro lejano. Ciudad del Cabo recientemente experimentó una de las peores sequías registradas. Los suministros de agua de los residentes fueron racionados, y vivieron bajo la amenaza de un “día cero” que duró meses; el día en que los grifos se secarían. Pero no todos los residentes fueron afectados por igual. Los ricos compraron tanques, perforaron pozos y se abastecieron de agua embotellada. En algunas oficinas de clase media, la gente también se estaba preparando para trabajar desde otras ciudades del país. Estas opciones no están disponibles para aquellos que luchan para llegar a fin de mes, confinados a empleos de bajos salarios o desempleo y que a menudo viven en áreas donde el no tener agua rápidamente se convierte en una epidemia. Si bien la sequía en el Cabo Occidental parece haberse roto, las sequías en el Cabo Oriental y Septentrional de Sudáfrica continúan. Éste es un país con escasez de agua y es probable que estas crisis climáticas empeoren. Las inundaciones en KwaZulu-Natal y los ciclones devastadores en nuestros países vecinos ilustran aún más nuestra vulnerabilidad a las crisis climáticas.

A pesar de las amenazas inmanentes, casi ninguno de nuestros partidos políticos comprende la necesidad de transformar nuestra economía de acuerdo con las urgencias del último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC). Tenemos un ministro de minería y energía que apoya el “carbón limpio” y nuestra empresa de servicios de energía, Eskom, es uno de los peores emisores de CO2 del mundo. El gobierno también sigue comprometido con la construcción -desde hace mucho tiempo- de dos de las centrales eléctricas de carbón más grandes del mundo, Medupi y Kusile. Cuando el gobierno debería invertir mucho en recursos renovables, parece feliz dejarlos en manos de productores de energía independientes. En un documento de trabajo publicado recientemente, el Tesoro de Sudáfrica incluso hace referencia a la introducción de proveedores de agua independientes. Nuestro potencial de radiación solar ocupa el tercer lugar en el mundo, y nuestro potencial eólico no está muy lejos. La abundancia de estos recursos no debe ser controlada por unos pocos.

Junto con la crisis climática está el persistente flagelo de la desigualdad y el desempleo masivo. Dentro de este contexto, la izquierda parece absolutamente exenta de imaginación. Si bien hay algunas excepciones notables – como por ejemplo el trabajo realizado por COPAC, AIDC y One Million Climate Jobs junto con activistas rurales en Xolobeni y otras comunidades afectadas por la minería-, en su mayor parte, no hay nada remotamente parecido al  tipo de políticas radicales presentadas en el Reino Unido o los Estados Unidos bajo la bandera del Green New Deal . Cuando se defienden políticas radicales, aún deben recibir un apoyo masivo. La falta de acción, e incluso la negación del trabajo son particularmente preocupantes.

Protesta contra la COP17 en Johannesburgo en 2011 – Foto Meraj Chhaya – CC BY 2.0

 

Sin embargo, no tiene por qué ser así. La crisis climática presenta una oportunidad única para la izquierda en Sudáfrica de alejarse del programa dogmático y rancio que limita nuestra imaginación a la política de la segunda mitad del siglo XX. Ahora hay innumerables ejemplos globales que vislumbran cómo se puede construir un mundo mejor usando la crisis climática para abogar por un cambio radical. La izquierda sudafricana puede usar este momento histórico para lograr las promesas no cumplidas de la transición. La promesa de una industrialización liderada por los salarios hace que sea políticamente más factible que esta transición obtenga el apoyo de una clase trabajadora muy cansada. Pero para hacer eso, también tenemos que recuperar algunas buenas estrategias de los viejos tiempos: concienciar y organizar.

Recientemente, hemos participado en varios cursos de educación popular y política sobre justicia climática. Esto ha implicado llevar a cabo un curso para jóvenes activistas climáticos de escuelas secundarias en Ciudad del Cabo. En el último taller del curso, nos centramos en lo que significa ser activista. Esto incluyó una presentación de Zackie Achmat en la que compartió sus experiencias con la Treatment Action Campaign (TAC) para que el gobierno sudafricano reconozca la epidemia del SIDA y proporcione medicación. Hay muchos paralelismos entre esa lucha y la lucha contra el cambio climático, incluida la presencia de intereses comerciales integrados, la negación y una reticencia por parte del gobierno a tomar lo que parecen ser acciones obvias de sentido común para mitigar el problema. Fue sólo a través de la acción política masiva en torno a un proyecto claro para la provisión de medicación que finalmente se comenzó a abordar la epidemia del SIDA, y se necesita una movilización masiva aún mayor para combatir el cambio climático.

Pero las comparaciones son limitadas: la crisis climática es mucho más severa y más nebulosa con sus soluciones complejas y multifacéticas. Requerirá la revisión completa de una economía global adicta a la quema de combustibles fósiles. No obstante, la tarea esencial de cada activista en cualquier lucha comienza con comprender y luego explicar la ciencia que lo sustenta. Y hay grandes desafíos en esto. La producción, ya enajenada bajo el capitalismo, se aleja aún más de la naturaleza que explota. Además, a pesar de la increíble biodiversidad de Sudáfrica, la mayoría de las personas están completamente separadas de ella debido a las barreras económicas o físicas. Finalmente, la crisis climática a menudo se hace competir con las crisis existentes y las que parecen ser más apremiantes, como la pobreza, el desempleo o la violencia de género. Esta es la razón por la cual la ciencia debe ser verdaderamente relacional, ya que muestra la forma en que la destrucción del entorno natural está profundamente arraigada en el sistema capitalista, siendo la clase capitalista la principal responsable. Una vez más, Huber lo pone a tiro argumentando que “esta forma de análisis generaría una política basada en el conflicto y un antagonismo inherente entre los capitalistas y la masa de la sociedad sobre la supervivencia ecológica”.

Para movilizar a las personas en torno a estas acciones necesitamos dos cosas: un programa claro de demandas y una campaña de educación política que garantice que todos los constituyentes entiendan cómo sus necesidades inmediatas -vivienda, transporte público, seguridad laboral- están vinculadas a la lucha más amplia contra el cambio climático. También hay una serie de lecciones positivas que podemos utilizar para construir movimientos en Sudáfrica en el marco del eco-socialismo. Los movimientos para asegurar que podamos descarbonizar, pero también impulsar una transición que permita el tipo de transformación radical de la sociedad que necesitamos, una que garantice la igualdad y construya una verdadera democracia.

 

Autores

Carilee Osborne es investigadora en el Institut for African Alternatives de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

Bruce Baigrie es el enlace de justicia climática en AIDC en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

 

Este artículo fue publicado originalmente en Africa is a Country el pasado mes de Octubre de 2019, bajo el título Towards a working-class environmentalism for South Africa.

 

Traducción: Africaye.

Tú también puedes escribir en Africaye

Comenta

  • (no se publicará)