El régimen de Jammeh, en problemas

#GambiaRising, el posible inicio de la revolución democrática en Gambia

Por el 17 abril, 2016 África Occidental

Una semana de pacíficas protestas y mortal represión policial puede estar siendo la mecha que prenda el fin del régimen de Yahya Jammeh en Gambia. Dos acontecimientos se han sumado para que la revolución gambiana esté ocurriendo justo estos días. Por un lado, las acusaciones a Jammeh de haber proyectado el asesinato de 15 estudiantes en las manifestaciones de 2000. Por el otro, la fuerte represión policial, que ha acabado por asesinar a opositores políticos.

 

Ecos del año 2000

Los días 10 y 11 de Abril de 2000, grupos de estudiantes se manifestaron por las calles del país en protesta por la violación de una niña de 13 años y el asesinato de una joven de 18 a manos de miembros de las fuerzas de seguridad. Jammeh utilizó las manifestaciones para acusar a la oposición de sembrar el caos, y terminó reprimiéndolas por la fuerza. 15 estudiantes fueron asesinados por oficiales uniformados, y la represión política continuó su camino en Gambia. En el aniversario de la masacre, diversas voces internas acusaron directamente a Jammeh de ser el responsable de estas muertes.

El régimen impuesto por este antiguo oficial militar desde que hace más de 20 años llegara al poder se basa en una fuerte represión de la vida política y de las fuerzas opositoras, como ha denunciado Human Right Watch. Hasta el punto de que la propia ECOWAS se negó a enviar observadores a las elecciones de 2011, aludiendo a las extraordinarias presiones que recibían tanto los opositores como el electorado en general.

En este escenario, el pasado jueves miembros del opositor United Democratic Party (UDP) fueron detenidos por organizar una protesta pacífica pidiendo la dimisión de Jammeh y una reforma electoral. Tres de los detenidos, incluyendo a Solo Sadeng, miembro del UPD y organizador de la protesta, han sido asesinados tras abusos denunciados por Amnistía Internacional, Naciones Unidas o el gobierno de Barack Obama.

Pero oficialmente no hay ninguna muerte confirmada. Es por eso que el viernes, cuando los rumores  sobre la muerte de Solo comenzaron a recorrer las calles, el líder del UPD, Ousainou Darboé, inició una marcha hacia la comisaría donde se suponía retenían a los arrestados. Al grito de “necesitamos a Solo, vivo o muerto”, el UPD se propuso liberar a los detenidos, o recuperar los cuerpos.

 

El régimen de Jammeh y el posible inicio de su fin

Estas protestas han pillado a Jammeh fuera de Gambia. Concretamente, en la cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica que se ha celebrado en Turquía. Durante los últimos años, Jammeh ha girado su política exterior abandonado los aliados tradicionales y cambiando de rumbo al país.

Si en 2013 sacó a Gambia de la Commonwealth, el año pasado declaraba la República Islámica en el país, y prometía la aplicación de la ley islámica. Todo esto, unido a la legislación antiLGTB –amenazó con degollar a los gays y los calificó de alimañas-, a su ambigüedad respecto a la mutilación genital femenina y a sus delirios personales –aseguró curar el SIDA con plátanos y se hace llamar señor de los ríos- hacen de Jammeh uno de los últimos vestigios de las dictaduras estrambóticas mundiales.

Hay elecciones presidenciales para Diciembre de este año, legislativas para Abril del 2017 y locales para Abril de 2018. Un ciclo electoral para el que la oposición se venía preparando. El líder del UDP, Darboé, no puede presentarse debido a su edad, pero durante los últimos meses ha intentado unir a toda la oposición para sumar fuerzas frente al régimen.

Jammeh sabe resistirse a los embistes electorales. Ha ganado las cuatro últimas elecciones y ha rebasado los límites constitucionales de mandatos, pero volverá a presentarse a unas elecciones que, seguramente, considera ganadas gracias al combate represivo a la oposición.

Pero las revoluciones y los cambios políticos surgen muchas veces de lo inesperado. De aquel transeúnte iraní que dijo no, y provocó la caída del Sha. De aquella Rosa Parks que pensó en sentarse donde no debía. Y la muerte de Solo Sandeng –junto con la de dos de sus compañeros– puede ser la chispa que prenda el cambio en Gambia.

 

Lo que viene

Para hoy, lunes 18 de Abril, hay convocadas protestas pacíficas en el país. Si quieres seguir su actualidad, te recomendamos que lo hagas por Twitter con las siguientes cuentas o hashtags:

#GambiaProtest

#GambiaRising

Ansumana Ceesay, defensor de los Derechos Humanos en Gambia | @nfansu

Sergi Orge, catalán expatriado en Gambia | @Sergi_Orge

Jollof Media Network, medio de comunicación sobre Senegal y Gambia | @JollofNews

 

 

(Madrid, 1980) Soy un politólogo madrileño que vive en Barcelona, aunque con esto de la paternidad mi puente aéreo se ha visto reducido. Ex Naciones Unidas y en diferentes ONGs, un día comencé un doctorado sobre África, pero nos peleamos y le perdí la pista. Ahora trabajo en temas de pobreza y exclusión social, que es como eso de la cooperación, pero sin viajes internacionales. También colaboro con el Centro de Estudios Africanos de Barcelona. Desde 2006 intento entender la política africana y las relaciones internacionales con el blog El Señor Kurtz, aunque también tengo otro donde hablo, entre otras cosas, de política, pobreza y exclusión social, la situación del espectáculo. No sé estarme callado, y discutir es mi afición favorita. Los de Africaye no se quejan mucho de mí, son buena gente. @elsituacionista

Comenta

  • (no se publicará)