Frente al pánico occidental, un vistazo a la Historia

La improbable hegemonía de Rusia en África

La portada del 15 de Abril de la revista Time dejó poco a la imaginación. Presentaba a un presidente de Rusia de aspecto amenazante, Vladimir Putin, que se cernía sobre un globo salpicado de alfileres blancos con estrellas rojas. El artículo principal de ese número afirmaba en su título que Rusia estaba involucrada en un esfuerzo amplio y exitoso para construir un imperio de estados fallidos y regímenes deshonestos, muchos de ellos en el continente africano. Casi simultáneamente con este artículo de Time, el New York Times publicaba un extenso artículo sobre la supuesta expansión militar de Rusia en África. La Rusia de Putin, afirmó el artículo, busca aperturas en las regiones y países donde el estado de derecho se ha visto comprometido o no existe. Ante la falta de interés y compromiso de Estados Unidos en el continente y en el contexto de la “retirada” de Estados Unidos bajo Trump, los rusos están organizando un regreso post-soviético en África, como dice el famoso dicho ruso “свято место пусто не бывает” (el lugar sagrado nunca está vacío).

Reunión en el pasado Fórum Rusia-África en Octubre de 2019. Sergei Fadeichev / TASS Host Photo Agency

 

Tales informes de las políticas expansionistas de Rusia en el continente han proliferado en los últimos años, y llegaron a un punto culminante tras el misterioso asesinato de tres periodistas rusos financiados por la oposición que tuvo lugar en la República Centroafricana (RCA) el verano de 2018. La tragedia destacó la creciente influencia de Rusia en un país africano desgarrado por conflictos civiles y religiosos. Se ha informado que los mercenarios rusos y las fuerzas especiales ahora brindan seguridad al asediado presidente de la nación, Faustin-Archange Touadéra. Al mismo tiempo, se destacó por los periodistas occidentales que el ex jefe rebelde y ex presidente Michael Djotodia había sido educado en la Unión Soviética, donde residió durante un período prolongado de tiempo.

En Sudán, el recientemente depuesto presidente Omar Hassan al-Bashir, el famoso hombre fuerte desde hace mucho tiempo, acusado por la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad, participó en las relaciones diplomáticas directamente con Vladimir Putin y trajo mercenarios rusos para ayudar a frenar a las protestas populares masivas que amenazaban su gobierno. Si uno asume, como muchos periodistas occidentales parecen propensos a hacer, que estos ejemplos de colaboración entre el régimen de Putin y los hombres fuertes africanos son indicativos de una estrategia más amplia y bien pensada de desalojar a las potencias occidentales de sus tradicionales posiciones de arbitraje geopolítico, entonces los titulares de pánico y los informes sensacionalistas pueden estar justificados. Sin embargo, conociendo la historia desigual y difícil de la participación soviética y rusa en África, uno podría aconsejar cierta cautela.

 

La presencia rusa en África a la luz de la Historia

El estallido actual de las preocupaciones occidentales sobre el expansionismo africano de Rusia recuerda un poco a pánicos anteriores. En 1960, los estadounidenses se habían convencido de que el nacionalista congoleño Patrice Lumumba era, de hecho, el títere de Moscú. Las consecuencias de estos temores resultaron ser letales para Lumumba y terribles para el Congo. En 1967, después de que los soviéticos pusieron su peso del lado de los federalistas en la Guerra de Biafra, los observadores occidentales predijeron el ascenso de Moscú como un importante poder en África Occidental. Una década más tarde, se suponía que la participación soviética y cubana en Angola y el Cuerno de África serían los precursores de otra toma de poder soviética de África. Sin embargo, la realidad del aventurerismo soviético era mucho más desordenada, por lo que el retorno de la inversión de capital y recursos políticos a menudo resultó ser inadecuado. Había poca evidencia de que Patrice Lumumba albergara una afinidad particular por el marxismo-leninismo y mucha evidencia de que solo se acercó a los soviéticos después de haber sido rechazado (e insultado) por los estadounidenses. La luna de miel en tiempos de guerra entre los federalistas nigerianos y sus amigos soviéticos apenas sobrevivió a la guerra. Mientras que los angoleños, incluso en el apogeo de su fase marxista-leninista, continuaron vendiendo petróleo de manera rentable a los países occidentales. Incluso durante la Guerra Fría, cuando la ideología sí importaba en cierta medida, los compromisos soviéticos en el continente a veces desmentían sus afirmaciones de pureza ideológica. Gran parte de la toma de decisiones fue motivada por el pragmatismo crudo y el oportunismo. La guerra de Biafra ofreció un caso puntual: en ese conflicto, Moscú respaldó un lado que no tenía absolutamente ningún interés en ningún aspecto del marxismo-leninismo. De hecho, el liderazgo de Biafra tendía a ser mucho más “izquierdista” en su perspectiva que sus acérrimos opositores pro-occidentales en Lagos. En 1977, en el apogeo de la guerra de Ogaden, la Unión Soviética abandonó fácilmente el régimen “socialista” de Barre en Somalia para buscar una alianza más prometedora con Etiopía.

Vladimir Putin y Teodoro Obiang durante la celebración del Fórum Rusia-África en Octubre de 2019. Valery Sharifulin / TASS Host Photo Agency.

 

Obviamente, la Rusia de Vladimir Putin tiene pocas similitudes con la Unión Soviética de Leonid Brezhnev. Sin embargo, los historiadores pueden reconocer ciertas continuidades históricas. Ahora, como entonces, los rusos en sus tratos con sus socios africanos afirman presentar un modelo alternativo. Eso sí, mientras los soviéticos vendieron los beneficios aparentes de la modernización socialista, a sus sucesores rusos les importa poco el socialismo. Pero también hay una especie de continuidad, que generalmente se puede resumir como una política de antiliberalismo. Mientras que los soviéticos atacaron el liberalismo occidental desde la izquierda, el liderazgo ruso del siglo XXI desafía a Occidente desde la derecha o, en ocasiones, desde un lugar que no puede definirse fácilmente ideológicamente: hay un aspecto posmoderno distinto en su crítica. El régimen de Putin ha colocado el principio de soberanía e integridad territorial por encima de las bondades del liberalismo occidental; Para Putin, la democracia, la transparencia y los derechos humanos son mucho menos importantes que la estabilidad. Es una visión fundamentalmente conservadora que enfatiza la naturaleza de suma cero de la política global y no impone demandas a los gobernantes individuales más allá de su capacidad de “mantener el orden” y brindar oportunidades comerciales a la oligarquía de Putin.

Yo diría que, contrariamente a los temores occidentales comunes, los rusos han regresado a África no para construir un “imperio” de ningún tipo, sino para buscar oportunidades comerciales lucrativas. Es probable que el Putin “omnipotente” y “omnisciente” sea el producto de una imaginación febril de aquellos observadores occidentales que han sido atrapados por la continua intromisión sobre la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 en los Estados Unidos. Si Moscú realmente influyó o no en el resultado de las elecciones de alguna manera sustantiva sigue siendo una pregunta abierta, pero la agonía por la elección de Donald Trump puede haber inspirado una búsqueda de otras  travesuras mundiales rusas. Algunas de estas ansiedades no son completamente infundadas, pero ayudaría a no exagerar el poder y el alcance del régimen de Putin. Aún así, cabría preguntarse qué pasa con sus clientes despóticos en África, mantenidos a flote por su alianza con Moscú. Bueno, en el momento de escribir esto, uno de los socios africanos más cercanos de Putin, Omar al-Bashir, ya no se encuentra en el poder, y ha sido derrocado en un golpe militar, que pudo haber sido un intento de satisfacer las demandas de los cientos de miles de manifestantes.

 

 

Autor

Maxim Matusevich

Este artículo fue publicado originalmente en Africa is a Country, con el título Are the Russians forging an ‘empire’ in Africa?

 

Traducción: Africaye.

Tú también puedes escribir en Africaye

Comenta

  • (no se publicará)