Semana de protestas en Sudáfrica

La catástrofe social y la cleptocracia alimentan los incendios en Sudáfrica

Por el 22 julio, 2021 África del Sur , Política

Los disturbios de la semana pasada, provocados por el encarcelamiento del ex presidente Zuma, agravaron la crisis de legitimación del ANC y dejaron al descubierto la debilidad de la izquierda.

La semana pasada, las ciudades y pueblos de KwaZulu-Natal, una provincia grande y poblada en la costa este de Sudáfrica, fueron destrozados. A medida que los disturbios por alimentos que arrasaron los supermercados dieron paso a saqueos más generalizados, quedó claro que, dentro del caos, se estaba llevando a cabo una campaña de sabotaje bien organizada y muy eficaz.

El Estado estuvo casi completamente ausente debido a que el puerto principal del país fue cerrado, junto con las refinerías de petróleo y la carretera de Durban a Johannesburgo. Se destruyeron torres de telefonía móvil y fábricas, se quemaron cultivos y se apuntó metódicamente a la infraestructura para el suministro de agua, electricidad y alimentos. Los sistemas de transporte, almacenamiento y distribución de alimentos se destruyeron en gran medida, a menudo quemados. Se robó un enorme cargamento de municiones, recién importadas de Brasil y almacenadas temporalmente de camino al ejército.

En Durban, las tensiones por motivos de raza y clase se intensificaron rápidamente cuando, en ausencia de la policía, se formaron milicias armadas en los barrios de la ciudad, algunas de las cuales recurrieron a la discriminación racial y la violencia. Estas tensiones fueron avivadas deliberadamente por la circulación de noticias falsas calibradas por expertos para aumentar el miedo y la ira.

A medida que las brasas comenzaron a enfriarse después de una semana de tumulto, que se extendió de una manera mucho más limitada a ciudades en otras partes del país, incluidos los vecindarios de Johannesburgo y Pretoria, se hizo evidente que se habían perdido más de 200 vidas.

Esta erupción, asombrosa en su escala, tuvo dos causas principales. Uno es el fracaso deliberado del gobernante Congreso Nacional Africano (ANC por sus siglas en inglés) para abordar la catástrofe social del empobrecimiento masivo, agravada por una tendencia constante a gobernar a los oprimidos y restringir la protesta popular con violencia estatal. El otro es el surgimiento de una facción autoritaria y cleptocrática dentro del partido gobernante, una facción con descarados vínculos criminales en algunas partes del país y, en KwaZulu-Natal, una dimensión étnica significativa y a veces cruda.

Protestas en Pretoria, 2016 | Foto de Pawel Janiak | unsplash,com

Un colapso total en la cleptocracia

En 2005, la facción cleptocrática previamente desorganizada del ANC se unió en torno a la figura de Jacob Zuma, un conservador social y nacionalista étnico a veces paternal, pero a menudo despiadado. Esto se desencadenó cuando Zuma fue despedido como vicepresidente después de que una sentencia judicial lo implicara en un caso de corrupción grave. Con el respaldo del Partido Comunista Sudafricano y el Congreso de Sindicatos Sudafricanos, ambos formalmente alineados con el ANC, asumió la presidencia en 2009 apoyado en una campaña crudamente populista para ganar apoyo dentro del partido.

Muchas feministas, así como el movimiento de base multiétnico centrado en las chabolas de Durban Abahlali baseMjondolo, se opusieron a Zuma. No sin consecuencias por esto. Varias feministas se vieron calumniadas y aisladas profesionalmente, a veces política e incluso personalmente. Para Abahlali, el precio fue pagado en forma de difamación, la destrucción de las casas de sus líderes por turbas de partidarios de Zuma armados, encarcelamiento, tortura y asesinato.

La izquierda que apoyó la postura populista de Zuma no solo fue cómplice de su conservadurismo social, predilección por la corrupción y voluntad imprudente de encender los fuegos de la política étnica. Era bien sabido que entre 1985 y 1993 Zuma fue una figura clave en la organización de inteligencia interna notoriamente autoritaria y sádica del ANC, con sede en Zambia durante el período en el que el ANC operó clandestinamente y en el exilio. A principios de la década de 1990, ya de regreso a Sudáfrica, Zuma había comenzado a atraer a muchos de los miembros y gran parte de la cultura política de Inkatha, una organización nacionalista zulú profundamente reaccionaria, al ANC en su provincia natal de KwaZulu-Natal. Esto cambió fundamentalmente el carácter del partido en esa provincia. En 2006, Zuma y sus seguidores habían exhibido una misoginia grotesca cuando fue juzgado por un cargo de violación del que fue absuelto polémicamente.

Como presidente, Zuma lideró un colapso total de la cleptocracia, la destrucción de instituciones clave y empresas estatales, la politización de las fuerzas armadas y la inteligencia, un rápido declive de la infraestructura del país, el colapso de los servicios estatales en muchos pueblos y ciudades y una degradación de la esfera pública al estilo de Trump. En KwaZulu-Natal también hubo una intersección a menudo descarada entre el partido gobernante y el gansterismo. La represión estatal se intensificó dramáticamente y en 2012 los mineros en huelga fueron masacrados en Marikana. Los asesinatos políticos se convirtieron en una rutina. La mayoría de ellos surgieron de la competencia por el poder y los recursos dentro del ANC, pero entre 2013 y el final del período de Zuma en el cargo, los líderes de Abahlali baseMjondolo fueron asesinados con sombría regularidad.

Naturalmente, los costes sociales de la cleptocracia y el colapso de instituciones clave y la provisión de servicios estatales fueron más agudos para las personas más vulnerables. Pero, con una asombrosa audacia y un cinismo orwelliano, la facción Zuma del ANC presentó todo esto como un programa de “transformación económica radical”.

Zuma finalmente fue depuesto en 2018 cuando Cyril Ramaphosa asumió la presidencia. Ramaphosa, ex sindicalista, tenía sus raíces políticas en una de las corrientes democráticas más importantes de la lucha de liberación nacional. Pero después del apartheid rápidamente se adaptó al capital blanco y, a cambio de permitir cierto grado de legitimación, se convirtió en multimillonario. Aunque singularmente carente de carisma, su política se presenta ahora como algo así como un insípido liberalismo obamaista.

Zuma, y ​​las principales figuras del proyecto cleptocrático más amplio vinculadas a su destino, siempre habían adoptado la postura del populismo autoritario, a veces con inflexiones étnicas, y se presentaban implacablemente como gozando de una tremenda popularidad. Pero tanto antes como después de la defenestración de Zuma, se pudo ver que no era más que una fanfarronada vacía. Los cleptócratas ciertamente contaron con un apoyo significativo dentro del ANC, particularmente en KwaZulu-Natal, así como las redes de patrocinio alrededor del partido. Pero según todas las medidas empíricas, que van desde los resultados de las elecciones hasta la lamentable participación en las manifestaciones que intentaron organizar, nada de esto fue acompañado de un apoyo popular significativo.

Protestas en Pretoria, 2017 | Foto de Pawel Janiak | unsplash,com

Una crisis de legitimidad

Una parte influyente de la facción de Ramaphosa del ANC ha acumulado su riqueza a través de la incorporación al capital blanco. La riqueza de la facción de Zuma proviene del saqueo de fondos públicos a través del estado. Ninguna facción tiene ningún tipo de programa social serio y millones de personas hacen su vida en circunstancias desesperadas y cada vez más graves, una situación que se ha visto agravada por el grave y mal manejo de la pandemia de COVID-19, que continúa asolando Sudáfrica.

El desempleo está en el 42,3 por ciento, el desempleo juvenil en el 74,7 por ciento y el hambre es endémica. Los escándalos de corrupción implacables, que han continuado bajo Ramaphosa e incluyeron el rápido saqueo de los fondos asignados para manejar la crisis del COVID-19, han creado una grave crisis de legitimación del Estado.

Esto se ha visto agravado por una tendencia en constante aumento hacia gobernar a personas empobrecidas con una rutina de violencia estatal, algo que la clase media finalmente comenzó a entender cuando la policía asesinó a 11 personas en los primeros días del primer encierro del año pasado y, en lo que parecía ser un acto de puro sadismo, usó un cañón de agua contra las personas que hacían cola para recibir subvenciones estatales.

El debilitamiento de la legitimidad del Estado continuó mientras Zuma y algunos de sus aliados clave enfrentaron el lento cierre de una red legal en relación con la corrupción. Respondieron con retórica de guerra, una postura militarizada, violencia callejera contra los migrantes en general y ataques xenófobos a los camioneros migrantes en particular, que incluían la quema regular de camiones. Todo esto se llevó a cabo con total impunidad.

La ya frágil legitimidad del Estado también se vio dañada cuando la modesta subvención estatal de poco menos de 25 dólares al mes puesta a disposición de las personas más empobrecidas durante la crisis del COVID-19 se terminó a fines de abril. Estos recortes fueron parte de un programa más amplio de austeridad implacable dirigido a vivienda, educación, salud y más.

Las cosas llegaron a un punto crítico cuando Zuma se negó a testificar ante una comisión judicial de investigación sobre la captura de partes importantes del Estado por parte de la corrupción organizada. El 29 de junio fue condenado a 15 meses de prisión por desacato. En el período previo al 8 de julio, cuando estaba programado para comenzar su sentencia, los partidarios de Zuma, nunca muchos en número, y algunos adoptando una postura militar, se reunieron frente a su mansión rural estilo dictador en la ciudad rural de Nkandla.

El bosque de Nkandla tiene una gran historia en la mitología del nacionalismo zulú, en parte debido a su uso como base durante la insurgencia anticolonial Impi Yamakhanda (la Guerra de las Cabezas) de 1906. Zuma y sus seguidores explotaron esta historia para presentar a los tribunales como representantes de un ataque racial y étnico contra un hombre en el corazón de su pueblo y su historia de resistencia anticolonial. Lo que se ignora convenientemente en esta narrativa es que los antepasados ​​de Zuma fueron recompensados ​​por la tierra en Nkandla por los británicos por su colaboración en la derrota de las fuerzas zulúes en 1879.

Poco antes de la medianoche del 8 de julio, mientras millones veían el drama en televisión, Zuma finalmente se echó atrás y dejó su casa para así entregarse a las autoridades de la prisión. La opinión liberal estalló en deleite y exaltó la autoridad salvífica del orden constitucional. Pero dos días después, hombres armados enmascarados atacaron y quemaron camiones en la carretera de Durban a Johannesburgo. Las ramas locales del partido organizaron algunos bloqueos de carreteras en llamas, en su mayoría inconexos, lo que habitualmente es una táctica del repertorio político de los pobres urbanos.

Un momento de ruptura

En el ambiente que generó la impunidad de estas acciones y un conflicto abierto dentro de las élites, la iniciativa fue rápidamente tomada desde abajo. Temprano, en la noche del 11 de julio, disturbios de proporciones masivas exigiendo alimentos comenzaron a arrasar Durban mientras el presidente se dirigía a la nación sobre la crisis del COVID-19. Al día siguiente, los disturbios habían alcanzado la escala y la velocidad del incendio de la pradera de Mao. Al principio, los activistas de base informaron que las tiendas que almacenaban alimentos fueron atacadas específicamente y que los alimentos se apropiaron en un ambiente festivo. Se habían producido disturbios xenófobos episódicos contra migrantes africanos y asiáticos desde 2008, pero ahora los activistas informaron que, por ejemplo, una tienda de teléfonos celulares de propiedad de una persona nigeriana se mantuvo intacta, cuando el supermercado de al lado fue asaltado con la participación de migrantes.

En Sudáfrica, el capital captura el sistema alimentario en una medida que no se ve en ningún otro lugar del Sur Global. Para millones de personas, los ingresos que reciben, ya sea del Estado, del trabajo precario o de la economía informal, se entregan inmediatamente a los supermercados. Cada disturbio por la comida tiene una lógica política implícita y, en este caso, la focalización en los supermercados tenía un aspecto de continuar con esa lógica.

El 13 de julio, Abahlali baseMjondolo, que tiene 53 sucursales en Durban, se reunió para redactar una declaración. Con las restricciones de COVID-19 aún vigentes, el proceso se llevó a cabo compartiendo mensajes de WhatsApp y notas de voz. Sin excepción, los participantes en el proceso informaron que en su parte de la ciudad los disturbios tenían como objetivo la apropiación de alimentos y eran claramente autónomos de las fuerzas pro-Zuma. Esto fue pasado por alto casi por completo por los informes iniciales de los medios que tergiversaron implacablemente los disturbios como “protestas de Zuma” y los alborotadores como “manifestantes de Zuma” mientras imaginaban “instigadores” malévolos.

A medida que avanzaba la semana, los disturbios se convirtieron en un frenesí generalizado de apropiación en una escala espectacular, que ahora incluye la participación de un buen número de personas acomodadas. La atmósfera estuvo a menudo marcada por un espíritu de nihilismo. Cuando quedó claro que también se estaba llevando a cabo un ataque masivo y organizado a la infraestructura esencial, el miedo se generalizó. Este miedo se agravó y la ira se intensificó por las crecientes tensiones entre los pueblos africanos e indios, marcadas en algunos puntos por la aparición de racismo explícito y avivadas astutamente a través de las redes sociales.

Después de que los disturbios comenzaran a apagarse el 15 de julio, surgieron iniciativas locales centradas en la ayuda mutua y los intentos de construir la solidaridad social. Con el Estado aún ausente y muchas personas sin comida, las organizaciones benéficas islámicas ganaron un gran reconocimiento por actuar rápidamente para traer y distribuir alimentos.

A nivel nacional, la opinión pública, que a menudo había estado marcada por un escepticismo creciente de todos los políticos, comenzó a adquirir una intensa hostilidad hacia los cleptócratas ahora claramente insurrectos y su oportunismo étnico. No ha sido inusual que esto vaya acompañado de una comprensión de los disturbios que los reduce a la criminalidad masiva y los deseos febriles de imponer la ley y el orden en lo que se denomina implacablemente “anarquía”.

Aún no está claro cómo y quién organizó el ataque a la infraestructura de la vida en común y con qué objetivo final. Algunos asumen que fue solo un intento de aumentar los costos de enjuiciar a políticos y otros por corrupción y tomar medidas para reducir el saqueo de fondos públicos. Otros disciernen objetivos políticos más amplios, que van desde un intento de aplastar el control de Ramaphosa sobre el ANC hasta un Golpe de Estado.

Pero si bien se ha hecho un daño material tremendo, y a un costo social enorme y a menudo agonizante, la abrumadora hostilidad dentro de la sociedad al intento de insurrección de los cleptócratas ha fortalecido significativamente la mano de Ramaphosa. Aún no está claro si se sentirá lo suficientemente fuerte dentro del ANC para tomar medidas decisivas contra la facción del partido alineada con Zuma, que mantiene una presencia en su gabinete y otros sitios de poder.

Sin embargo, está claro que Sudáfrica es ahora un país diferente, que la rueda de la historia ha girado. No puede haber más business as usual. Ramaphosa ahora debe actuar con una velocidad y autoridad inusuales si quiere mantener la credibilidad y evitar ser superado por una coyuntura repentina y dramáticamente nueva.

Ramaphosa tiene tres amplias opciones en términos de su respuesta a la ruptura social masiva. Puede actuar con el brazo derecho del Estado, recurrir a la retórica de la ley y el orden y aumentar la contención de la mayoría con la violencia estatal. Gran parte de la clase media y la esfera pública de élite apoyarán este curso de acción. También puede usar el brazo izquierdo del Estado para restaurar la subvención COVID-19 y tomar otras medidas para mejorar la crisis social. Y, por supuesto, también puede hacer ambas cosas.

Foto de Nathaniel Tetteh | unsplash.com

Una izquierda ausente

Los acontecimientos de la semana pasada iluminan la debilidad fundamental de la izquierda, que simplemente no estuvo presente en el tumulto. Ha sido evidente durante años que la intersección entre una crisis política y económica daría como resultado una ruptura social masiva de algún tipo. Ahora ha sucedido. Pero cuando llegó el momento, la izquierda constituía gran parte de sus espectadores, observadores desconcertados.

Cuando era una fuerza cada vez más poderosa, durante los años setenta y ochenta a medida que la organización sindical y comunitaria ganaba fuerza real, la izquierda cometió un error de gran peso histórico al aceptó la autoridad del ANC después de su legalización en 1990 y se desmovilizó en gran medida. Se cometió un segundo error grave cuando gran parte de la izquierda apoyó a Zuma para la presidencia en 2009.

Hoy, la izquierda es mucho más débil de lo que era cuando se cometieron estos dos grandes fracasos de juicio político. La izquierda de las ONG, que tiene algo de voz en la esfera pública de élite y que a menudo domina la presencia sudafricana en las redes internacionales, siempre es irrelevante en el terreno de lo popular. Algunos de los sindicatos siguen comprometidos por una alianza con el ANC. Pero tanto estos sindicatos como las formaciones independientes libran constantes y agotadoras batallas de retaguardia ante el rápido empeoramiento de la austeridad y la desindustrialización.

Durban es la única ciudad del país con una importante organización de base. Pero a pesar de su considerable fuerza en la ciudad, Abahlali baseMjondolo no era lo suficientemente fuerte como para ser una fuerza material cuando la semana de fuego envolvió la ciudad. Sin embargo, ha logrado un acceso considerable al público en general en este momento, ofreciendo un grado de autoridad moral en el escenario nacional y desempeñando un papel importante en los intentos emergentes de construir solidaridad en Durban.

Durante más de 15 años, Abahlali baseMjondolo, que ha sobrevivido a una represión severa y a menudo asesina, ha construido un movimiento democrático con más de 100.000 miembros acreditados, la mayoría en Durban. Es un logro impresionante, pero que, por sí solo, no la hace capaz de intervenir decisivamente en el curso de la historia. Pero si se hubiera emprendido una organización igualmente tenaz y eficaz en ciudades y pueblos de todo el país, y se hubiera aliado con las corrientes progresistas del movimiento sindical, así como con intelectuales y profesionales con formación universitaria con inclinación democrática, la ruptura podría haber tomado una forma diferente.

Lamentablemente, en este momento la iniciativa no es del pueblo, ni de ninguna fuerza popular organizada. La iniciativa se sienta al lado de Ramaphosa. Si afianza el dominio de los oprimidos por la violencia estatal, lo hará con un considerable respaldo de la clase media y la élite. Si hace concesiones sociales, es probable que sean de alcance limitado y de forma tecnocrática. Ciertamente no buscará, como lo hizo de joven, afirmar y construir un poder democrático popular.

Autor

Richard Pithouse enseña política en la universidad conocida actualmente como Universidad de Rhodes en Grahamstown, Sudáfrica. Su nuevo libro es Writing the Decline: On the Struggle for South Africa’s Democracy (Jacana).

Este artículo se publicó originalmente, el pasado 20 de julio, en ROAR Magazine, bajo el título Social catastrophe and kleptocracy feed the fires in South Africa.

Traducción de Africaye.

Tú también puedes escribir en Africaye

<span>One</span> Response to: La catástrofe social y la cleptocracia alimentan los incendios en Sudáfrica

  1. gravatar <cite class="fn">Nsimalen</cite> Responder
    julio 22nd, 2021

    La traducción del artículo es penosa, parece que se hubiera realizado con el traductor de Google, sin más.

Leave a Reply to Nsimalen

  • (no se publicará)