Una investigación sobre el control de las elites

Fútbol en Burundi: instrumento de reconciliación y legitimación política

Por el 2 febrero, 2021 África Oriental , Política

En Burundi, el fútbol se ha convertido en una herramienta importante para la reconciliación, la cohesión social y la consolidación de la legitimidad política. Las instituciones públicas comenzaron a movilizar el fútbol para facilitar la implementación de las reformas institucionales introducidas por el proceso de paz, como la desmovilización y reintegración de excombatientes, y para mejorar las relaciones entre los ámbitos político, civil y militar. Basado en el trabajo de Désiré Manirakiza sobre la sociología del fútbol, ​​estudio cómo los excombatientes del partido gobernante, el Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia – Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD), se han convertido en firmes defensores del fútbol y continúan explotando el deporte para legitimar su posición.

De 1993 a 2008, Burundi vivió una guerra civil en la que se enfrentaban las ex Fuerzas Armadas de Burundi (ex FAB), entonces dominadas por los tutsis y los Partis et Mouvements Politiques Armés (PMPA), en su mayoría hutus. Tras un acuerdo de alto el fuego firmado en 2003 entre las instituciones de Burundi y el entonces movimiento político armado, el Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia – Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD), los combatientes del CNDD-FDD se unieron a los campamentos de acantonamiento para unirse al ejército oficial o ser desmovilizados. A partir de diciembre de 2003, se organizaron torneos de fútbol para facilitar el compromiso entre los diferentes componentes del nuevo ejército, es decir, las ex-FAB y los excombatientes de la CNDD-FDD, transformando el fútbol en un instrumento de reconciliación y de cohesión social.

Estas experiencias deportivas se consideraron exitosas y se extendieron por todo el país. Se fomentan los esfuerzos de reconciliación a través del fútbol facilitando la integración entre los refugiados retornados del exilio y los habitantes de varios pueblos. Desde 2005, este proceso también ha sido retomado por las élites del CNDD-FDD.

Foto de Jannik Skorna | unsplash.com

Pierre Nkurunziza y la eclosión del fútbol-político en Burundi

Tan pronto como llegó al poder en 2005, el ex presidente Pierre Nkurunziza, un ferviente aficionado al fútbol -fallecido recientemente en junio de 2020-, promovió la utilidad del fútbol a través de diversas iniciativas. Creó un equipo de fútbol amateur el Halleluya FC, y un año después creó la academia de fútbol Le Messager FC. A través de su club, organizó un campeonato de fútbol para promover la reconciliación y la socialización entre miembros del gobierno y la población civil. Las competiciones organizadas por Nkurunziza ayudaron a consolidar su poder, al acercar las élites políticas al pueblo. Asimismo, en 2006 se reintrodujo y perfeccionó un campeonato de fútbol interministerial.

En la misma dinámica que el ex presidente Nkurunziza, Révérien Ndikuriyo, ex presidente del Senado y presidente de la Federación de Fútbol de Burundi (FFB), organizó varias iniciativas de partidos de reconciliación a través del fútbol. Entre sus iniciativas se encuentran la creación del club Black Eagle -“Black Eagle” es el símbolo del partido gobernante- y la construcción de un estadio de fútbol en la provincia de Makamba, su propia provincia natal.

En la mayoría de los casos, estos partidos de fútbol, ​​que tienen como objetivo reconciliar y construir cohesión social, a menudo terminan con discursos de propaganda. Estas iniciativas pueden verse como una “política de presencia” o “legitimidad de proximidad”, en la que las élites políticas realizan importantes esfuerzos para mantenerse cerca de su electorado. Sin embargo, desde 2005, estos dos líderes -Nkurunziza y Ndikuriyo- del partido CNDD-FDD han sido acusados ​​por sus opositores políticos de utilizar el fútbol con fines electorales.

Pese a estas acusaciones, Révérien Ndikuriyo siguió creando asociaciones de fútbol en todos los municipios y provincias del país como lo había prometido durante su campaña electoral. Sus iniciativas han ayudado a movilizar a los jóvenes de Burundi, que representan una gran parte de la población votante. Más tarde, bajo la influencia de Nkurunziza, Révérien lanzó el proyecto “En cada colina del país, un equipo de fútbol“. Con la creciente instrumentalización del deporte, en 2006 los dos líderes introdujeron un campeonato de fútbol senior en el que los equipos compiten por una copa en honor al presidente. La copa es seguida por una gran audiencia y se ha convertido en la ocasión para una demostración de poder por parte del régimen, ilustrando una progresiva connivencia entre la política y el fútbol.

Foto de Jannik Skorna | unsplash.com

El fútbol como instrumento político de las elites

Esta instrumentalización política del fútbol por parte de las élites estatales ha sido ampliamente imitada. Varios políticos del CNDD-FDD han comenzado a hacerse cargo de los equipos de fútbol en sus respectivas ciudades. Para estos líderes políticos, reunir a las poblaciones locales en espacios comunes tenía como objetivo maximizar su éxito político. Por ejemplo, entre muchos otros, el actual Defensor del Pueblo, Edouard Nduwimana, el ex vicepresidente segundo de la República ,Joseph Butore, y el ex presidente de la Asamblea Nacional, Pascal Nyabenda, son todos presidentes de clubes de fútbol en su pueblo natal. La politización del fútbol en todo el país está motivada por su contribución efectiva a los mítines electorales, evaluar la lealtad de la población al régimen y demostrar el liderazgo y la fuerza del partido CNDD-FDD.

Los vínculos entre el fútbol y la política también son visibles en la organización de partidos de fútbol después de las Obras de Desarrollo Comunitario (ODC) que tienen lugar en Burundi todos los fines de semana. Para Désiré Manirakiza, las ODC son parte integral de la “política de proximidad” y la “política de cuerpos” del país: engloban las prácticas en las que las élites políticas realizan trabajos manuales para la construcción de equipamientos públicos, incluyendo, pero no solo, instalaciones deportivas con fines políticos. Mi investigación llama más la atención sobre la forma en que los jóvenes afiliados del partido CNDD-FDD aprovechan los CDT y los partidos de fútbol para ejercer una forma de “control social” al identificar a quienes no participan en estas actividades, tratando a estas personas como oponentes al régimen.

La “reconciliación del fútbol” en Burundi siempre ha tenido como objetivo sumar puntos políticos y, al mismo tiempo, promover la cohesión social entre las comunidades y los excombatientes. Hoy, los excombatientes del CNDD-FDD se han convertido en fervientes embajadores del fútbol con motivaciones políticas, las cuales dejan mucho que desear en cuanto a proyecto de cambio.

Autor

Célestin Mvutsebanka es estudiante de doctorado en la Escuela de Doctorado de la Universidad de Burundi. Está adscrito al Laboratorio Universitario de Investigación en Actividades Físicas y Deportivas para el Desarrollo Social y la Salud (LURADS). Está escribiendo una tesis titulada “Fútbol de Burundi: un instrumento para fortalecer la identidad colectiva y los medios de reconciliación entre los grupos étnicos“.

Puede obtener más información sobre el tema consultando los artículos “The Burundian football under the sway of the political authority: towards a systemization of its development and instrumentalization as a reconciliation strategy’, de Célestin Mvutsebanka, y ‘Quand le Football Burundais devient un Enjeu Identitaire et Politique’ de Célestin Mvutsebanka y Salvator Nahimana.

The Idwji Writing Retreat fue fundado conjuntamente por The Open University’s Strategic Research Area in International Development and Inclusive Innovation y el Centre for Public Authority and International Development (CPAID), LSE.

Este artículo fue publicado inicialmente el 17 de enero de 2021 en el blog Africa at LSE, con el título Le football au Burundi est un instrument de réconciliation et de légitimité politique.

Traducción: Africaye.

Tú también puedes escribir en Africaye

Comenta

  • (no se publicará)