Una visión desde la diplomacia y desde las comunidades de migrantes

Repensar la relación de África con China

El tema de las relaciones China-África presenta una oportunidad para repensar los parámetros territoriales de los estudios africanos. En concreto, puede ayudar a desviar la atención del mundo atlántico como el foco dominante de conexiones entre África y el resto del mundo.

El problema es que los estudios y la opinión pública actuales a menudo se han desviado hacia viejos marcos y motivos coloniales.

Por poner un ejemplo, las ambiciones de China se han interpretado con frecuencia como parte de una nueva “lucha por África” ​​en la que los países africanos son víctimas una vez más de una potencia mundial exterior. Otro ejemplo es el uso acrítico del estereotipo orientalista del “dragón” para simbolizar a China y su agresividad percibida.

Exploro estos temas de encuadre, narración y análisis en un artículo reciente. Sostengo que estos enfoques han creado tergiversaciones problemáticas que han dado lugar a que se ignoren diferentes partes de la larga historia del continente con China.

Más específicamente, la Guerra Fría fue un período sólido de trabajo en red y solidaridad afroasiática contra el neocolonialismo occidental. Aún más antiguas son las historias locales de las comunidades de inmigrantes chinos en el continente en países como Sudáfrica. Estas experiencias deben integrarse mejor en nuestra comprensión de las relaciones entre China y África en el presente.

Representante de China en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Septiembre de 2017 | Foto Manuel Elías para Naciones Unidas – CC

Los usos de la historia

La historia puede ser una referencia útil para comprender lo que está sucediendo hoy. Pero simplemente repetir las narrativas imperiales como marco de referencia puede oscurecer las perspectivas locales y las historias alternativas.

En el caso de las relaciones entre China y África, el reempaquetado de viejos paradigmas puede ocultar un conjunto de fundamentos y archivos más estratificados.

Un ejemplo de esta historia más compleja es la de la Guerra Fría. Durante este período, China se convirtió en partidaria y aliada de los movimientos de liberación africanos y los estados poscoloniales. Reuniones diplomáticas como la Conferencia Asiático-Africana de 1955 en Bandung, Indonesia, prepararon el escenario para estas relaciones. La conferencia desencadenó una larga historia de interacciones transnacionales durante la segunda mitad del siglo XX, alcanzando puntos culminantes con la gira del primer ministro Zhou Enlai por diez países africanos en 1963 y 1964.

El ejemplo más conocido de la influencia de China durante este período fue la popularidad del maoísmo, que ganó fuerza como ideología revolucionaria y de desarrollo. Con su énfasis en el campesinado como vanguardia del cambio político y económico, el maoísmo resonó entre los activistas e intelectuales africanos. Se vieron a sí mismos enfrentando un conjunto similar de condiciones en todo el continente. El estado de Tanzania y el programa Ujamaa de influencia maoísta de Julius Nyerere demostraron cómo los enfoques chinos del desarrollo pueden inspirar proyectos económicos africanos.

Sin embargo, también es importante reconocer la presencia desde hace tiempo de las comunidades chinas en el continente. La inmigración china al sur y este de África comenzó hace más de un siglo. La periodista sudafricana Ufrieda Ho ha abordado esta historia en sus memorias, Paper Sons and Daughters. Su relato multigeneracional describe la experiencia de su familia en Sudáfrica antes, durante y después del apartheid, capturando tanto la presencia como la marginalidad de los sudafricanos chinos, que han quedado fuera de las narrativas históricas dominantes. Estas historias sociales también han estado en gran parte ausentes de las discusiones sobre las relaciones entre China y África.

Banderas protocolarias en la visita del Presidente de China, Xi Jinping, a Ruanda en 2018 | Foto: cuenta de Flickr de Paul Kagame, Presidente de Ruanda – CC

Un nuevo enfoque

La invisibilidad de estas historias locales se debe en parte a las definiciones académicas predominantes de la identidad “africana”. Esta identidad permanece profundamente racializada con lo que se considera “africanidad” y “negritud” como sinónimos.

Sin embargo, el problema con este tipo de correspondencia raza-territorio se vuelve claro cuando la identidad “europea”, por ejemplo, siempre se asume que es “blanca”. De hecho, esta lógica traiciona una cosmovisión colonial persistente y una taxonomía que unió la raza y el lugar.

Una comprensión más amplia y descolonizada de la identidad “africana” podría remediar estos arraigados hábitos de percepción. Varias comunidades que tienen una historia profunda en el continente, ya sean sudafricanos chinos, comunidades indias en África Oriental y meridional o comunidades libanesas en África Occidental, señalan otras formas raciales y culturales de ser “africano”.

Específicamente para China y África hoy en día, este replanteamiento de la “africanidad” puede proporcionar una forma de reposicionar las relaciones entre China y África más allá de la retórica diplomática del comercio y el desarrollo, enfatizando en cambio las historias locales de las comunidades afro-chinas que preceden a nuestro presente global.

Volviendo a la Guerra Fría, la idea de “afroasiatismo“, que surgió por primera vez a mediados de la década de 1950 como resultado de la conferencia de Bandung, ofrece otro pasado útil que puede contribuir a esta nueva orientación.

El afroasiático fue sostenido de diferentes maneras por la Organización de Solidaridad de los Pueblos Afroasiáticos fundada en El Cairo en 1957, la Asociación de Escritores Afroasiáticos establecida en Tashkent en 1958 y el Movimiento de Países No Alineados que comenzó en Belgrado en 1961. Como ideología, el afroasiatismo promovió la autodeterminación y los ideales morales de las luchas de liberación, incluida la igualdad racial y de género, los derechos humanos y la justicia económica.

Revivir esta idea podría abrir la puerta a una nueva forma de solidaridad contra la explotación y los abusos presenciados en ambos lados de la ecuación “China-África”. Estos problemas se pueden ver en los acuerdos de tierras de los gobiernos africanos que no benefician a los residentes previamente establecidos. También se puede ver en el racismo anti-negro en China.

Un espíritu renovado del afroasiático podría proporcionar un antídoto para tales problemas y fomentar nuevas formas de comunidad e internacionalismo. Además, la redefinición de la identidad africana incluyendo la presencia histórica de las comunidades chinas podría fomentar y mantener una comprensión más significativa de las conexiones transnacionales durante un período de tiempo más largo.

Repensar cómo vemos la relación de África con China requiere que vayamos más allá de los clichés históricos, con los países africanos siempre siendo víctimas de potencias externas. Afortunadamente, existen múltiples historias de redes sustantivas y convivencia cosmopolita entre África y China para hacer realidad esta posibilidad.


Autor

Christopher J. Lee es profesor asociado de Historia y Estudios Africanos en el Lafayette College de Estados Unidos.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation, con el título “Rethinking how we look at Africa’s relationship with China”, el pasado 27 de junio de 2021.

Traducción: Africaye.

The Conversation

Tú también puedes escribir en Africaye

Comenta

  • (no se publicará)