La pobreza de la economía de la pobreza

A mediados del mes pasado, la Academia de Ciencias de Suecia otorgó el “Premio Nobel” en economía a Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer por “su enfoque experimental para aliviar la pobreza global”. El premio en economía no es uno de los premios originales otorgados por el fabricante sueco de armamentos Alfred Nobel. Fue establecido en 1969 como un añadido y es el Banco de Suecia el que lo dota.

Banerjee y Duflo enseñan en el MIT mientras Kremer está en Harvard. El trío ha estado a la vanguardia de impulsar el uso de ensayos de control aleatorio (ECA) en la subdisciplina de la economía conocida como economía del desarrollo. Y en parte como resultado de sus esfuerzos, se ha desarrollado un ecosistema en el que sus tentáculos de influencia en todo el mundo son el “laboratorio de acción contra la pobreza” JPAL, 3ie, y el grupo de evaluación de impacto de desarrollo del Banco Mundial (DIME). La idea principal detrás de su trabajo es que los ECA nos permiten saber qué funciona y qué no funciona en el desarrollo debido a su enfoque “experimental”. Los ECA son más conocidos por su uso en medicina e implican la asignación aleatoria de intervenciones en grupos de “tratamiento” y “control”. Y al igual que en la medicina, según el argumento, los ECA nos permiten saber qué píldora de desarrollo tomar debido al rigor asociado con el enfoque experimental. Banerjee y Duflo popularizaron su trabajo en un libro de 2011, Repensar la pobreza. Un giro radical en la lucha contra la desigualdad global.

A pesar de que otros premios Nobel a menudo atraen controversia pública –pensamos especialmente en premios Nobel de la Paz o la Literatura- el premio de economía ha pasado desapercibido en gran medida con anuncios de premios que a menudo se encuentran con el mismo encogimiento de hombros que, por ejemplo, el premio de química. Sin embargo, este año ha sido diferente –como lo fue el año en que ganó Milton Friedman, sumo sacerdote del neoliberalismo.

Las críticas a los randomistas vienen desde el Sur

Una amplia sección de comentarios, particularmente del Sur Global, han cuestionado la decisión del Comité de no solo recompensar un enfoque que muchos consideran que padece serios problemas éticos y metodológicos, sino también exaltar sus virtudes y supuestos beneficios para las personas pobres.

Muchos de los ECA del trío investigador se han realizado en personas negras y marrones en partes pobres del mundo. Y aquí, se han planteado serias preguntas éticas y morales, particularmente sobre los tipos de experimentos que los randomistas, como se les conoce coloquialmente, se les ha permitido realizar. En un estudio en el oeste de Kenia, que es la mitad del epicentro de este tipo de experimentación, los randomistas deliberadamente le dieron a algunas aldeas más dinero y a otras menos dinero para verificar si las aldeas que reciben menos envidiarían a las que reciben más. Los autores del estudio, sin ningún sentido de vergüenza, titularon su artículo ¿Tu ganancia es mi dolor? (Is Your Gain My Pain?). En otro estudio en India, la otra mitad del epicentro, los investigadores instalaron cámaras intrusivas en las aulas para asistir a los maestros de policía -este estudio fue en realidad mencionado favorablemente por la Academia Sueca. Hay algunas racionalizaciones superficiales para este tipo de cosas, pero estudios de este tipo, y hay muchos, nunca habrían visto la luz del día si los sujetos experimentales hubieran sido occidentales ricos.

También existen preocupaciones sobre la naturaleza extractiva de la empresa RCT. Para ejecutar estas intervenciones, los randomistas confían en equipos masivos de asistentes locales -académicos locales, estudiantes, trabajadores comunitarios, etc.- que a menudo realizan contribuciones no triviales a los proyectos. Del mismo modo, aquellos a ser estudiados -los aldeanos pobres- prestan a estos proyectos su incalculable trabajo emocional -a menudo no está claro si han sido consultados adecuadamente o si los randomistas simplemente han llegado a acuerdos con funcionarios locales. Los aldeanos son los que tienen que lidiar con todas las interrupciones a nivel comunitario que los randomistas introducen y que luego dejan atrás una vez que han regresado a sus cómodas vidas en los Estados Unidos y Europa.

Y aunque hay una cantidad cada vez mayor de posturas para compensar esta explotación, con algunos investigadores hablando sobre cómo ellos y sus “asistentes nativos” son amigos íntimos, las recompensas de los proyectos -avance profesional lucrativo, fama, conciertos, etc.- siempre se acumulan para los randomistas y sólo los randomistas. El caso extremo es obviamente el premio de esta semana.

Problemas metodológicos

Más allá de la ética de los ganadores del Nobel, sus discípulos y las instituciones que han creado a su imagen, hay dos problemas metodológicos graves que socavan fundamentalmente sus hallazgos.

El primero es que la gran mayoría de los estudios realizados con estos métodos -nuestra estimación aproximada es más del 90%- no tienen una base formal para la generalización. En otras palabras, no hay base para creer que los resultados de estos estudios puedan aplicarse más allá de los estrechos límites de la población en la que se realizan los experimentos. Esto es simplemente fatal para propósitos de las políticas públicas.

El comité de entrega de premios aborda esto sólo de pasada diciendo que “los galardonados también han estado a la vanguardia de la investigación sobre este tema [sobre si los resultados experimentales se aplican en otros contextos]”. Esto es engañoso en el mejor de los casos y falso en el peor. Hay algunos defensores de los ensayos aleatorios que han realizado una investigación importante sobre el problema, pero la mayoría de las contribuciones clave no son defensores de los ensayos aleatorios y los tres premiados han sido contribuyentes marginales. El punto más importante es que si no se ha resuelto este problema sobre si los resultados experimentales son relevantes o no fuera del experimento, ¿cómo se puede afirmar que el trabajo del trío es “reducir la pobreza mundial”?

La segunda contradicción se entiende más ampliamente: a pesar de los titulares en la prensa occidental, simplemente no hay evidencia de que la política basada en ensayos aleatorios sea mejor que las alternativas. Los países que ahora están desarrollados no necesitaban investigadores extranjeros que realizaran experimentos con personas locales pobres para hacer crecer sus economías. Existe amplia evidencia histórica de que el crecimiento, el desarrollo y la reducción dramática de la pobreza se pueden lograr sin ensayos aleatorios. Los randomistas afirman que sus métodos son el santo grial del desarrollo, pero no han presentado ningún argumento serio que demuestre por qué el suyo es la respuesta adecuada. En cambio, dan por sentado que tales métodos son cruciales para la política porque creen que están haciendociencia“. Pero aunque ciertamente imitan lo que hacen los investigadores en diversas disciplinas científicas, la afirmación de que los resultados son tan confiables y útiles para cuestiones económicas y sociales no es compatible. Es, en cambio, una cuestión de fe ciega, ya que, con la convicción, muchas de esas personas parecen tener una llamada para salvar a las masas pobres, generalmente negras y marrones, del mundo.

No tenemos una opinión sobre si estas personas deberían haber recibido el premio; los premios suelen ser algo dudosos en su arbitrariedad y contingencia histórica. Pero las afirmaciones hechas sobre la utilidad y credibilidad de los métodos empleados son preocupantes, tanto porque son infundadas como porque informan a un complejo del misionero que creemos que es más una amenaza para el progreso de los países en desarrollo que una ayuda.

 

Autores: Grieve Chelwa & Seán Muller

Este artículo fue publicado originalmente en Africa is a Country.

Traducción: Africaye

Comenta

  • (no se publicará)