Claves para entender los retos en materia de paz y seguridad durante el 2019

Radiografía de paz y seguridad en África

Como cada año por estas fechas, el equipo de la Escola de Cultura de Pau de la UAB publica los informes anuales, acompañados de diferentes infografías, sobre la situación global en materia de conflictividad armada, tensiones sociopolíticas y negociaciones de paz con perspectiva de género. Dos informes que bajo los nombres de Negociaciones de paz. Análisis de tendencias y escenarios y Alerta! Informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de paz, nos ofrecen una radiografía sobre lo que ha pasado durante el año 2019 en mundo en materia de conflictividad armada y construcción de paz. En este pequeño artículo desgranamos la información principal para entender lo sucedido en ambas dimensiones en África, y os invitamos, si os apetece profundizar más, a leer/descargar ambos informes que están a libre disposición en la web de la Escola.

Negociaciones de paz en África durante 2019

A lo largo del año 2019 se identificaron 19 procesos y negociaciones de paz en el continente africano, lo que supone el 38% de los 50 procesos de paz a nivel mundial. Nueve de estas 19 negociaciones de paz estaban vinculadas a situaciones de conflicto armado: los casos de Burundi, Camerún (Ambazonia/North West y South West), Libia, Malí, RCA, Región Lago Chad (Boko Haram), Somalia, Sudán y Sudán del Sur. Otros nueve procesos estuvieron relacionados con contextos de tensiones sociopolíticas: Eritrea-Etiopía, Etiopía (Oromiya), Marruecos-Sáhara Occidental, Mozambique, Nigeria (Delta del Níger), RDC, República del Congo, Senegal (Casamance) y Sudán-Sudán del Sur.

Respecto a la evolución de las negociaciones, durante 2019 se continuó asistiendo a avances positivos en el Cuerno de África (en las regiones etíopes de Ogadén y de Oromiya), y también en Mozambique, República del Congo, RDC, RCA, Sudán y entre Sudán y Sudán del Sur. En la mayoría de estos países se alcanzaron históricos acuerdos de paz. En contraste, otros procesos afrontaron numerosos obstáculos y dificultades durante el año (Burundi, Camerún, Malí, Libia, Somalia y Sudán del Sur).También se destaca que hubo procesos de paz totalmente estancados durante el año, como fueron las negociaciones entre Eritrea-Etiopía y Marruecos-Sáhara Occidental.

En lo concerniente a la agenda de género, paz y seguridad, cabe constatar la ausencia generalizada de las mujeres en los procesos de negociación y en la agenda de temas en los diferentes acuerdos de paz alcanzados durante el año 2019, aunque es destacable que en la mayoría de contextos diversos movimientos y organizaciones de mujeres estuvieron exigiendo una participación activa en los procesos de paz.

Los casos más destacados producidos durante el año han sido los siguientes:

  • Los intentos por promover una salida política al conflicto en Libia se vieron obstaculizados por la escalada de violencia en el país, la apuesta por la vía armada de actores clave y continuas vulneraciones al embargo de armas.
  • En Mozambique el Gobierno y RENAMO firmaron un acuerdo de paz histórico que sienta las bases para el fin del conflicto.
  • Suiza y el Center for Humanitarian Dialogue facilitaron encuentros entre el Gobierno y actores separatistas de las regiones anglófonas de Camerún.
  • Se inició la implementación del acuerdo de paz alcanzado en febrero entre el Gobierno de la región de Somalí (Etiopía) y el ONLF con la puesta en marcha del programa de DDR.
  • El 6 de febrero se alcanzó en Bangui el Acuerdo para la Paz y la Reconciliación en la República Centroafricana entre las autoridades del país y 14 grupos armados.
  • El cambio de Gobierno en Sudán, tras 30 años de régimen presidido por Omar al-Bashir, dio un nuevo impulso a la resolución de los procesos de paz abiertos en Darfur, Kordofán Sur y Nilo Azul.

Conflictos Armados presentes en 2019

De los 34 conflictos armados registrados a nivel mundial durante el 2019, 16 de ellos se concentraron en África. Durante el año, los casos de Argelia y RD Congo (Kasai) dejaron de ser considerados conflicto armado debido a la reducción significativa de la violencia. Por otra parte, un nuevo caso –Mozambique (norte)– fue analizado como un conflicto armado por el drástico incremento de las hostilidades en la provincia de Cabo Delgado entre la organización yihadista Ahlu Sunnah Wa-Jamo (ASWJ) y las fuerzas de seguridad. El resto de los conflictos armados activos durante el año en África se situaron en: Camerún (Ambazonia / North West y South West), Libia, Malí (norte), Región Lago Chad (Boko Haram), Región Sahel Occidental, Somalia, Sudán del Sur, Sudán (Kordofan Sur y Nilo Azul), Sudán (Darfur), Burundi, RCAfricana, RD Congo (este) y RD Congo (ADF).

El 44% de los conflictos en África (7 de 16) fueron de alta intensidad, es decir, se superó el umbral de las mil muertes anuales provocadas por la guerra en Camerún (Ambazonia/North West y South West) –que subió de intensidad respecto a 2018–, Libia, Malí, Región Lago Chad (Boko Haram), Región Sahel Occidental, Somalia y Sudán del Sur. Asimismo, si bien la mitad de los conflictos armados en el continente africano sufrieron un deterioro en 2019 con respecto al 2018, en seis de ellos se produjo una reducción de las hostilidades: Argelia y RD Congo (Kasai) –cuyos conflictos acabaron–, RCAfricana, Sudán del Sur y los dos conflictos armados presentes en Sudán.

Los casos más destacados producidos durante el año han sido los siguientes:

  • Se intensificó la represión por parte del Gobierno de Burundi y del ala juvenil del partido gubernamental CNDD-FDD, los Imbonerakure, previo a las elecciones de 2020.
  • La reducción generalizada de la violencia y el inicio de la desmovilización de los grupos armados comportó el fin del conflicto armado en la región congolesa de Kasai.
  • Se produjo una escalada de la violencia por parte de las ADF en el este de RDC como consecuencia de una operación militar de las Fuerzas Armadas congoleses en el último trimestre.
  • Diversos análisis destacaron que ISIS estaría buscando mayor protagonismo en el conflicto en la región del Lago Chad, que afecta principalmente el nordeste de Nigeria así como las regiones colindantes de Chad, Camerún y Níger, ante el incremento de acciones del grupo.
  • La violencia en el norte de Mozambique, en la provincia de Cabo Delgado, se incrementó debido a la presencia de grupos armados autodenominados yihadistas.
  • Sudán del Sur, con 2,21 millones de personas refugiadas, se situó como la mayor crisis de personas refugiadas en África y la tercera más grande del mundo, por detrás de Siria y Afganistán.
  • La violencia en la región de Liptako-Gourma (Sahel Occidental) se ha multiplicado por cinco desde el año 2016, registrando en 2019 alrededor de 4.000 personas asesinadas.
  • El conflicto armado en Libia se agravó en 2019, con enfrentamientos y ataques aéreos en diversas zonas del país alentados por continuas vulneraciones al embargo de armas.

Tensiones sociopolíticas en África

Finalmente, en relación a las crisis políticas identificadas, durante 2019 se registraron 94 escenarios de tensión a nivel mundial, de los cuales 36 casos se produjeron en África. Las seis tensiones de mayor gravedad en 2019 fueron:

  • Chad, que mantuvo durante el año el clima de inestabilidad política y social y la escalada de la violencia debido diferentes escenarios de tensión presentes en el norte del país (región de Tibesti, vinculada, entre otras cuestiones, a la minería ilegal) y este (provincias de Ouaddai y Sila, debido a brotes de violencia intercomunitaria).
  • Etiopía y Etiopía (Oromiya) donde a pesar de los cambios acontecidos en el país con el Gobierno de Abiy Ahmed, persistió un elevado clima de violencia, principalmente en el noroeste (región Amhara), el noreste y el centro-sur (Oromiya), debido a numerosas tensiones intercomunitarias y agravios históricos que afloraron en el marco de las reformas políticas emprendidas por el Gobierno.
  • Kenia, donde un año más persistieron los actos de violencia intercomunitaria, así como las acciones del grupo armado somalí al-Shabaab en el norte y en el este, aunque estas con menor intensidad que el año 2018.
  • Nigeria, país que, además del conflicto armado presente en la región noreste (Boko Haram), mantiene abiertos diferentes escenarios de tensión que han repercutido en un incremento de la violencia y la inestabilidad: actividades de grupos criminales en el noroeste del país (Kaduna y Zamfara); violencia intercomunitaria en el cinturón central (Middle Belt); inestabilidad vinculada al proceso electoral nacional; y tensiones en la región sureña de Biafra y en el delta del Níger.
  • Sudán, que mantuvo durante el año un elevado clima de tensión producto de las importantes movilizaciones populares que fueron duramente reprimidas y lograron la caída del presidente Omar al-Bashir y la apertura de un proceso de transición que inicialmente fue usurpado por una Junta Militar.

Además, el escenario de tensión en el norte de Mozambique, provocado, en parte, por el accionar de grupos insurgentes que presentan agendas yihadistas, evolucionó negativamente hasta llegar a considerarse conflicto armado.

En cambio, se observó una mejora relativa en la situación de tensión en ocho casos: Rep. del Congo, Eritrea, Eritrea-Etiopía, Etiopía (Oromiya), Kenia, RDC, Sudán-Sudán del Sur y Túnez.

(La Orotava, Tenerife,1978) Sociólogo, más por vocación que por ejercicio. Con un pie en el mundo de la Cooperación al Desarrollo, otro en los Estudios Africanos y las RRII y otro (sí, tengo tres pies, por eso mi vida cojea) esparcido en las docenas de post it que me recuerdan pendientes por acabar (entre ellos, una cosa que se llama tesis). Interesado en la conflictividad internacional y los mecanismos de resolución de conflictos. Me gusta Ulrike, “o se está con el problema, o se está con la solución, pero en el medio no hay nada”. @ivanbentor

Comenta

  • (no se publicará)